Tipos de despido laboral y sus indemnizaciones

España ofrece tres tipos de despido laboral por los cuales un empleado puede terminar la relación laboral con su empresa. Es muy importante tener conocimiento sobre los diferentes requisitos y consecuencias que se dan en cada uno de los tipos de despido laboral vigentes en España, ya que solo de este modo podrás evaluar tus derechos y deberes.

Tipos de despido laboral

Despido disciplinario

El primer tipo de despido laboral se refiere a un despido basado en una grave violación de los estatutos de la empresa por parte del trabajador. Es tipo de despido laboral está regulado por el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores. En este caso, no se requiere un período de notificación, ni ninguna compensación, cuando los motivos de despido tienen que ver que algunos de estos hechos:

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario, las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • Transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  • Acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Para que este despido sea apropiado, las razones del despido deben estar escritas y descritas en su totalidad y dirigidas al empleado. También debe incluir la fecha en que el empresario considerará que el despido es efectivo.

Los convenios colectivos establecen que se deben tomar medidas dentro de los períodos establecidos entre 10, 20 o 60 días a partir de la fecha en que el empresario tenga conocimiento de la infracción. En cualquier caso, no más tarde que 6 meses después de lo ocurrido. De lo contrario, la acción se prescribe y no puede llevarse a cabo un despido disciplinario.

Cuáles son los despidos disciplinarios

  • Despido procedente: ocurre cuando el tribunal se declara a favor de la compañía y está de acuerdo con el incumplimiento o la infracción del empleado.
  • Despido improcedente o despido injustificado: tiene lugar cuando no se encuentra causa para el despido o hay incumplimiento de los requisitos formales. En tal caso, el empleado puede ser reintegrado u ofrecido un pago retroactivo, es decir, el pago que habría recibido si hubiera permanecido en la empresa.
  • Despido nulo y sin efecto: se produce cuando el despido se basa en motivos discriminatorios prohibidos. En este caso, el empleado es readmitido en su puesto de trabajo y recibe el salario que dejó de recibir cuando fue despedido.

Si se determina que es un despido improcedente, el empleado tiene derecho a una indemnización por despido o finiquito. La forma de realizar el cálculo del finiquito es sencillo. A partir del 12 de febrero de 2012, consta de 33 días de salario por año de empleo, con un máximo de 24 meses de salario. Para las personas con servicios de mayor duración, a partir de febrero de 2012, el cálculo indemnización se realiza en dos partes: 45 días de salario por año de empleo hasta febrero de 2012 y, a partir de entonces, los 33 días de salario por año.

Despido objetivo

Un segundo tipo de despido laboral es el objetivo, por el cual el empleado es despedido por razones no relacionadas con su comportamiento. Está regulado por el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. Dicho despido tiene una serie de requisitos, que incluye un período de notificación de 15 días, que también se puede pagar en lieu, es decir, con una indemnización por falta de preaviso. También requiere una compensación de 20 días de salario por año de servicio hasta un máximo de 12 meses de salario y tiempo libre dedicado a buscar empleo de 6 horas por semana.

Las razones para un despido objetivo pueden ser cualquiera de las siguientes:

  • Económicas: cuando hay una situación económica negativa debido a pérdidas reales o pronosticadas; o una disminución sostenida en el ingreso ordinario o en las ventas. Se puede demostrar una disminución sostenida, por ejemplo, si durante tres trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas es menor que los tres trimestres correspondientes en el año anterior.
  • Organizativas: cambios en los métodos y sistemas de trabajo.
  • De producción: cambios que afectan la demanda de los productos o servicios ofrecidos.
  • Técnicas: cambios en los medios de producción o equipos.

Despido colectivo (Expediente de Regulación de Empleo de extinción)

Tal situación ocurre cuando la empresa propone despedir por razones objetivas, durante un período de 90 días, a 10 empleados cuando tienen menos de 100 trabajadores. Otro caso puede ser el despido del 10% del número de empleados entre 100 y 300 individuos o 30 empleados en empresas con un personal de más de 300. El umbral también se alcanzaría en el caso de que la empresa cese su actividad en España y más de 5 trabajadores se vean afectados.

Al igual que con los despidos objetivos, los colectivos se indemnizan legalmente con 20 días de salario por año de servicio con un máximo de 12 meses de salario. Estos despidos también requieren un período de previo aviso de 15 días, que se puede pagar en lieu.

Como has podido comprobar en este post, existen diferentes tipos de despido laboral. Es muy importante, tanto para la empresa como para el trabajador, conocer a qué tipo de despido se expone y cuáles son sus consecuencias. Si te encuentras ante una situación de despido laboral y necesitas de los servicios de un abogado especialista en despido laboral, no dudes en ponerte en contacto nosotros a través de nuestra web. ¡Tu abogado experto te está esperando!

Artículo escrito por Paloma Videla Attaguile

Por | 2019-11-14T11:45:59+00:00 julio 15th, 2019|Derecho laboral|