¿Conoces las subvenciones para patentes en España?

La revolución digital ha transformado completamente nuestro mundo y esto ha llevado a incentivar la innovación en España a través de la subvenciones para patentes. Si pensamos en los utensilios a disposición de nuestros padres al crecer, probablemente encontremos muchas familiaridades con lo que tenemos hoy en día, pero también muchas diferencias. La televisión de antes no se compara al servicio de streaming de Netflix; el telediario no es lo mismo que el feed de noticias de Google; la cafetera de nuestra madre no es lo mismo que la Nespresso; el teléfono de casa de la abuela no es lo mismo que usar FaceTime y toda la información de la Biblioteca Nacional ahora la podemos conseguir a través del mismo smartphone. Hoy en día todo parece girar en torno al mundo digital y los negocios emprendedores más interesantes suelen tener algún elemento digital en su plan de negocios.

¿Cuáles son las subvenciones para patentes en España?

Las subvenciones para patentes, también conocido como Patent Box o IP Box, es uno de los instrumentos legales que contribuye al ecosistema de los startups tecnológicos en España. Éste es un régimen especial previsto en la Ley de Impuesto sobre Sociedades, que permite a las empresas que han desarrollado su patente y/o I+D en España, beneficiarse de una reducción del 60% de la base imponible del impuesto sobre sociedades. Ésta se aplicará a las rentas positivas obtenidas por la comercialización a través de licencias de uso o explotación de este tipo de propiedad intelectual e industrial. Este sistema está diseñado para apoyar a la internacionalización de la economía española e incentivar el I+D+I en el país. Esto significa que de todo lo que gane tu empresa por concepto de licencia de tu propiedad industrial, sólo deberás pagar impuesto sobre sociedades por el 40% de lo que ganaste. El otro 60% es de tu empresa, para que inviertas en más I+D, aumentes los fondos propios, inviertas en otra unidad de negocio o lo que tú decidas.

Así, por ejemplo, si tu startup ganó €100 por licenciar su innovador software de reconocimiento óptico de caracteres (OCR) al departamento de investigación de tu universidad, sólo deberás pagar a Hacienda por concepto de impuesto sobre sociedades (cuyo tipo general es de 25% y 15% para una empresa de nueva creación) el 15% de €40, es decir €6; en vez de los €15 que hubieses pagado si no existiese el Patent Box. Ni hablar de los €25 que hubieses tenido que pagar de no ser por la reducción del tipo general para los startups, pero sobre ese tema hablamos en otro artículo.

Innovación en España

Si tienes en mente un proyecto innovador que convertirá a tu empresa en la nueva tech giant, o simplemente quieres desarrollar un producto para luego vendérselo a Apple, Alphabet (Google), Facebook, Amazon o Microsoft, España es un buen destino para iniciar tu negocio. Además de acceso a mano de obra calificada proveniente de toda Europa, Latinoamérica y la región EMEA, España ofrece un clima favorable y buenos beneficios fiscales para los startups y la I+D+I. Estas son buenas condiciones para canalizar inversiones en otros ámbitos territoriales (especialmente en América Latina), y normas razonables para el capital riesgo. Todo esto te permitirá desarrollar tu negocio dentro de un clima favorable y planificar con certeza tu estrategia de salida.

Patent Box normativa

Te preguntarás cuál es la letra pequeña que Hacienda no te muestra. Pues bien, en primer lugar esta subvención para patentes no aplica para todas las formas de propiedad intelectual, sino exclusivamente para las “patentes, modelos de utilidad, certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios, dibujos y modelos legalmente protegidos, que deriven de actividades de [I+D] e innovación tecnológica, y software avanzado registrado que derive de [I+D]” (art. 23.1 Ley de Impuesto sobre Sociedades). Por su parte, en ningún caso te podrás acoger a este régimen si:

    • La licencia de la IP genera en tu empresa un gasto fiscal deducible
    • El autor de la licencia reside en un paraíso fiscal
    • Tu empresa no cuenta con un registro contable detallado de las operaciones vinculadas a la I+D+I de su IP
    • El objeto de la transacción es la explotación o venta de una marca, obra literaria, artística o científica, derechos de imagen o un software que no derive de actividades de I+D.

En otras palabras, si vendes los derechos de explotación de un videojuego, desarrollado por tu empresa en España, a la filial de un estudio AAA con residencia en Liechtenstein, no podrás acogerte a este beneficio. Por otro lado, si licencias tu software de captura de movimiento desarrollado en España a la filial del mismo estudio AAA en Los Países Bajos, entonces sí podrás gozar del beneficio. ¿Parece sencillo no?

Pues, como todo en materia de derecho fiscal, obtener este beneficio puede ser algo complicado, así que necesitarás de profesionales que te ayuden a obtener el visto bueno de Hacienda: contables que manejen bien el impuesto sobre sociedades y fiscalistas que conozcan de subvenciones para patentes, para solicitar acuerdos previos a la Agencia Tributaria. No te preocupes, que todo esto es posible a un precio accesible. Si necesitas ayuda, en LegoLex podemos ayudarte a navegar por los escollos del procedimiento administrativo y ponerte en contacto con los abogados más competentes de España.

 

Artículo escrito por Alejandro González Bolívar

Por | 2019-11-15T11:11:40+00:00 noviembre 30th, 2019|Derecho empresarial|