Qué hacer ante cláusulas abusivas en los contratos

¿Qué son cláusulas abusivas en los contratos?

Las cláusulas abusivas son términos contractuales injustos que pueden crear un desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes contratantes. Estas tienden a ser particularmente relevantes en los contratos B2C (empresas a consumidores), donde los consumidores no siempre pueden negociar los términos. Es extremadamente importante poder detectar estos términos abusivos y comprender cómo se pueden prevenir y resolver.

Este tipo de cláusulas, por lo general, no son transparentes ni claras y tienen implicaciones perjudiciales para el consumidor o la parte contratante más débil. En general, los términos injustos se producen en contratos redactados únicamente por una de las partes (por ejemplo, la empresa que presta el servicio) y se limitan a que la segunda parte simplemente acepte o rechace el contrato en su conjunto. Van en contra del principio de buena fe en la contratación y a menudo son ambiguos. En consecuencia, cuando se determina que una cláusula es de mala fe y desequilibrada, se considera nula en pleno derecho.

Las cláusulas injustas pueden tener importantes implicaciones legales y económicas para el consumidor inconsciente, como las cláusulas de permanencia en contratos telefónicos o sanciones por descontinuar un servicio contratado. Afortunadamente, en la medida en que el consumidor actúa de buena fe al contratar, hay muchos recursos disponibles para gestionar dicha contratación errónea.

Cláusula abusiva defensa del consumidor

Según la legislación de la UE, existen varios recursos para tratar las cláusulas abusivas. El enfoque más sencillo y preventivo consiste en redactar los términos del contrato en un lenguaje claro y comprensible. Por lo tanto, no hay manera de que existan diversas interpretaciones ni implicaciones legales desconocidas e inesperadas. Es importante tener en cuenta que la regulación de la UE interpreta las ambigüedades a favor de la parte más débil.

La legislación nacional española establece un reglamento básico sobre protección del consumidor en virtud de la Ley Nacional de Defensa de los Consumidores y Usuarios. Aquí, las cláusulas abusivas en contratos constituyen sanciones económicas de diferentes grados.

Dicha ley ofrece un Plan de Acción, adoptado en la 13ª Conferencia Sectorial de Consumo de España que elimina las cláusulas injustas en los contratos con los consumidores. Este Plan de Acción ofrece un mecanismo a través del cual las condiciones generales de contratación de diferentes sectores, tales como los sectores financieros, servicios generales, vivienda, entre otros, pueden examinarse con la participación de todas las partes involucradas, administradores, empresas y consumidores por igual. Además, a partir de 2017, el Tribunal Supremo estableció como doctrina legal que la administración tiene el poder de sancionar el uso de cláusulas abusivas en los contratos de consumo sin la necesidad de una declaración judicial previa del orden civil.

Cuando se encuentra con una cláusula abusiva, uno puede ir directamente a la corte y comenzar un proceso judicial contra la empresa culpable y, de lo contrario, puede formular una denuncia a la Administración de Consumo española que puede ejercer sanciones contra la empresa, pero no puede declarar las cláusulas inaplicables, ya que esto corresponde a un tribunal de lo civil.

Por lo tanto, es alentador saber que existe tal protección de los consumidores cuando se trata de caer en trampas contractuales en España y otros países de la UE. Sin embargo, siempre es más favorable evitar tener que tomar medidas contra los términos contractuales injustos eludiéndolos por completo. Para esto, te recomendamos contratar los servicios de un abogado experto en cláusulas abusivas, que podrás encontrar en LegoLex.

 

Artículo escrito por Paloma Videla Attaguile

Por | 2019-11-15T09:13:40+00:00 septiembre 9th, 2019|Sin categoría|